lunes, 15 de septiembre de 2014

Espai Kru. Cruda diversión sápida

 

Hay lugares en los que se come bien, en los que se come muy bien y otros en los que además te diviertes. Es el caso de Espai Kru. Uno de los locales del gastro emporio de los Adrià en la que todo gira en torno al producto, en la mayoría de ocasiones crudo. Está situado en la planta alta del restaurante Rías de Galicia, marca con la que comparte espacio y negocio. Cuenta con una decoración funcional y moderna, con una barra a modo de cocina abierta donde se puede deleitar la vista viendo como manipulan los manjares que luego llegarán a la mesa.


La carta es bastante larga y resulta difícil decidirse por qué elegir. Lo mejor, dejarse aconsejar y pedir un poco de todo, teniendo en cuenta que el enunciado dice sólo una pequeña parte de lo que luego vendrá. Porque cada plato es sorprendente, tanto por el tratamiento de la materia prima, como por aliños, condimentos y presentación. Elegimos entre una inteligente carta de vinos un Albariño Creciente, un Godello Casar y un Petit Sao de Costers del Segre y empieza la fiesta.


Comenzamos con unas exquisitas ostras con huevas de salmón y una salsa ponzu que la potencia sin ocultarla. Fantásticas las almejas de carril con sorbete de apio y lima. Original tratamiento que le queda de maravilla a los estupendos moluscos. Muy ricas también las gambas de Palamós al ajillo con jugo de sus cabezas. No muy grandes pero llenas de sabor. Más convencional, aunque manteniendo e incluso subiendo el nivel, el sashimi variado con cortes de toro y lomo de atún, jurel real y mero. Enorme calidad de producto.


Espectacular el cebiche de salmonete con un aderezo que eleva su profundo aroma a la máxima potencia. Continuamos con un juego de sensaciones en modo de dos tartares, de tomate y de solomillo de ternera gallega. Difícil saber cuál es cuál gracias a unas salsas que retan a nuestra memoria gustativa dando mucho que pensar. Les sigue el rodaballo frito. Así, sin más y un platazo. Jugoso, sin grasa… y terminas comiéndote hasta las espinas. 


Como cierre de una grandísima cena un poco de carne. Buey Wagyu que viene presentado en una bandeja a modo de sashimi acompañado de una plancha para que cada comensal se lo haga en la mesa a su gusto. Tan tierno, jugoso y sabroso que no hace falta ni calentarlo. Cafés, ricos petit fous y alguna copa para celebrar lo bien que lo bueno que es pasarlo bien alrededor de una mesa. 

viernes, 12 de septiembre de 2014

Rape con salsa de su hígado



Hoy tenemos un plato, mezcla de una receta tradicional y de la inspiradora creatividad de Umami Madrid. Es un rape con la salsa de su hígado que hemos simplificado utilizando un hígado en conserva delicioso que venden en Petra Mora y utilizando el hígado fresco para dar potencia al caldo. Si la salsa nos queda demasiado líquida podemos utilizar algún espesante, pero si el caldo se reduce mucho no hace falta y el sabor gana mucho. En esta ocasión hemos acompañado el pescado con unas papas canarias arrugás, pero puede servir cualquier tipo de patata cocida, frita o al horno, u otro tipo de guarnición como un poco de arroz o pasta. 

Ingredientes: 1 rape limpio de pieles y espinas, 1 diente de ajo, 50 gr. de piñones, un trozo de pan y 1 lata de hígado de rape. Caldo: la cabeza, los huesos y un hígado de rape, 1 zanahoria, 1 puerro, 1 cebolla, 1 tomate, pimentón y laurel.

Para hacer el caldo sofreímos las verduras cortadas, añadimos la cabeza, los huesos, el hígado el laurel y el pimentón, cubrimos con agua y cocemos media hora. Colamos y reducimos a la mitad a fuego lento.

Por otra parte hacemos una picada con los piñones tostados, el pan frito, el diente de ajo y el hígado de rape en conserva. Añadimos la picada al caldo y damos un hervor para que se integren los sabores.

Troceamos el rape, lo hacemos en una plancha bien caliente y servimos con la salsa y unas papas arrugás.

jueves, 11 de septiembre de 2014

Píldoras de placer: Wine & People



Hoy traemos a esta sección un proyecto recién nacido que promete mucho. Un espacio a través de internet que pretende ser nexo de unión entre profesionales y aficionados al vino para hacer lo que más nos gusta, compartir. Wine & People da la opción a todos los usuarios que se registren a difundir futuras catas, reuniones, noticias o simplemente sus etiquetas preferidas. Lugar de encuentro con el potencial de convertirse en el lugar de referencia en el que podamos conocer y participar en todo lo que sucede alrededor del mundo del vino, que no es poco y nos encanta.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Can Ravell. La buena cocina de siempre



Barcelona siempre nos depara placeres gastronómicos, tanto con sus nuevas aperturas como con esos clásicos que nunca deberíamos perder. Es el caso que nos ocupa. Un lugar único, repleto de historia y en el que se respira autenticidad. Y si además cuenta con un servicio amabilísimo, con enormes productos y una cocina a la altura, poco más se puede pedir. Por todo eso Can Ravell se convierte en una visita obligada de la ciudad condal. 



Se trata de una tradicional tienda de ultramarinos de las que quedan pocas. Al fondo un par de mesas, y pasando por la cocina, unas escaleras que llevan al salón principal, situado dos pisos más arriba. Decoración de otra época, mesas corridas y una carta de platos sencillos y tradicionales que auguran lo mejor. Además, unas cuantas recomendaciones del día a las que nos lanzamos sin reparos. 


Comenzamos con un excelente jamón de bellota cortado a mano y unos estupendos tomates feos con unas sardinas ahumadas de calidad. Seguimos con un estupendo tartar de atún con un aliño potente pero que no enmascara el sabor de un buen pescado. Entre los segundos un reconfortante arroz de pescado y carne, con la enjundia de los sabores de casa. Y unos estupendos callos con manitas de cerdo deshuesadas y chorizo picante. Un platazo para quitar el hipo. 


De postre una deliciosa cuajada casera de leche de oveja con helado de coco y miel. Peculiar combinación, que resulta de lo más acertada. Estupendo también un cremosísimo yogur de la misma leche, esta vez con una mermelada de tomate que le da un punto de dulzor muy especial evitando empalagar. Y para acompañar toda la comida el excelente Pardas de la bodega del Penedés mismo nombre. Un vino fresco y con personalidad con el que brindamos por la cocina de verdad.

martes, 9 de septiembre de 2014

Píldoras de placer: la cuajada de Cañada Real



Esta vez el chivatazo nos llegó a través de Instagram, donde afreirpimientos decía “no la dejen escapar si la encuentran”, junto con la fotografía de la cuajada del Cañada Real. Pues la encontramos y enseguida cayó en nuestras redes. Conocíamos sus estupendas mantequillas pero ésta cuajada es una auténtica maravilla. Está elaborada de forma artesanal con de pura leche de oveja escogida con sumo cuidado y cuajos naturales. El resultado es un postre de suave textura y agradables sabores lácteos que nos retraen a las mejores sobremesas de la niñez. Delicada e intensa a un tiempo. Un verdadero descubrimiento que agradecemos a nuestro gastrónomo amigo virtual.

lunes, 8 de septiembre de 2014

Sacha. Disfrute total



En Sacha se come de maravilla. Eso es una realidad. Su encantadora terraza en verano o el acogedor salón tipo bistró cuando refresca, su buena relación calidad-precio y el propio Sacha Hormaechea con su siempre interesante charla, son motivos más que suficientes para visitar este clásico por el que el tiempo pasa sólo para mejor. Recetas de siempre, con una ejecución precisa en las que se hace fácil lo difícil. Sensaciones tras nuestra visita estival en la que nos dimos un verdadero festín de esos de disfrutar a lo loco.


Como no podía ser de otra manera, nos ponemos en manos del anfitrión que improvisa un menú digno de reyes. Tras el clásico aperitivo de almendras tostadas para acompañar el primer fino llega una cazuela de mejillones adictivos. Sabrosos, con su ajito, su albahaca y un punto picante que da la vida. Absolutamente perfectas las ortiguillas fritas de profundo sabor a mar con un rebozado ligero, crujiente y sin nada de grasa. Excelsa sencillez.


Seguimos con un lomo de sardina ahumada de mucha calidad sobre una equilibrada crema de ajo blanco. Otro bocado que invita a más. Continuamos con la falsa lasaña de changurro. Un clásico de esta casa que hay que probar sí o sí. Ligera, sabrosa… una maravilla. Y para no perder el ritmo, una tortilla de anchoas deliciosa con unas piparras fritas que se comen como pipas. Y para terminar con la parte salada uno de esos escabeches que aquí bordan, esta vez de bonito. Jugosa armonía en su punto. 


Ante la pena de nuestras papilar gustativas, hacemos caso a los saciados estómagos y pasamos a los dulces que se presentan en forma de unas impecables filloas y de una tarta de manzana templada con crema inglesa realmente espectacular. Y para acompañar tan excelsos manjares nos sorprenden con dos vinazos. Un excelente Albarino Laureatus y el fresco y disfrutón Gonzo de Garnachas Felices. Una cena de diez que nos llena de amor por la cocina de verdad. Por los sabores reales. Insuperable… hasta la próxima visita.

viernes, 5 de septiembre de 2014

Ensalada de atún y judías verdes



La receta de hoy es un invento de esos fáciles y rápidos que apañan una cena y te sacan de apuros. Lo más importante en este caso es que las judías verdes queden crujientes para que su textura contraste con la del atún. Quien lo prefiera las puede sustituir por unos tirabeques simplemente salteados. En cuanto a los brotes, podrían ser de alfalfa, de soja, brécol, o una mezcla de ellos. Y en ajo negro no es imprescindible pero aporta un agradable contrapunto dulce que combina muy bien con el salado del jamón y la acidez del tomate. 

Ingredientes 4 personas: 200 gr. de judías verdes, 250 gr. de atún, brotes variados, 1 tomate pequeño, taquitos de jamón ibérico, dos dientes de ajo negro, 100 ml. de aceite de oliva, 100 ml. de salsa de soja, el zumo de una lima y unas gotas de aceite de sésamo.

Cocemos las judías verdes al dente y cortamos el atún en tacos. Mezclamos los aceites, la soja y el zumo y maceramos el atún 10 minutos.

Hacemos una vinagreta con el tomate picado, los taquitos de jamón, los dientes de ajo laminados y el líquido de macerar el atún.

Servimos las judías verdes, los brotes y el atún y salseamos con la vinagreta.